En primer lugar tenemos que saber que la alabanza es un juicio positivo, la crítica es un juicio negativo. Si nosoros tendemos a criticar lo más probable es que nuestro hijo también critique. El problema de la crítica descalificatoria es que puede ir minando, día a día, la autoestima de nuestro hijo/a dado que puede ir construyéndose un concepto negativo de sí mismo.


Cada niño es único y por tanto algunos son más sensibles que otros a las críticas, así que hay que utilizarlas con precaución y siempre conociendo cuál es la actitud de nuestro hijo ante ellas. Una vez realizada la crítica hay que volver a la normalidad y no acumular resentimiento.

 educacion de los hijos

 

Críticas a los niños

alabar a los hijosA veces es dificil para los padres no ser críticos con sus hijos, esperando que de esta manera aprendan a ser mejores, sin embargo lo que habitualmente conseguimos es un deterioro en su autoestima,y que desarrollen sentimientos de resentimiento y rebeldía, para ello lo que tendremos que hacer es compensar esta tendencia con un aumento de las alabanzas.


La clave es dejar de perseguir al niño recondándole lo que hace mal o deja de hacer ,po r ello cuando critiquemos debemos criticar la acción, es decir lo que ha hecho, no a la persona, es decir le podemos decir "te has equivocado" en lugar de "eres tonto". Cuando diga NO explíquele de manera sencilla y sincera el porqué de ese NO, por ejemplo: "porque se puede romper", "porque no es nuestro" Porque te puedes hacer daño"

 

  

Alabanzas a su comportamiento

criticar a los hijosLas alabanzas facilitan el desarrollo de una buena autoestima y conseguimos que esas conductas o virtudes que alabamos se mantengan en el tiempo. A los niños les gusta recibir elogios, pero también que se les diga la verdad. Por eso hay que decirlas cuando son sinceras y reales.Las alabanzas sentidas suena más verdaderas. Es una actitud frente a la vida.Cuando a un niño le gusta lo que ha hecho, y el padre alaba su trabajo, demuestra sensibilidad hacia los sentimientos de su hijo. Esto aumenta la credibilidad del padre, aunque luego haga juicios negativos

Por otro lado si sólo alabamos a nuestros hijos y nunca les criticamos sobre las cosas qua hacen mal podemos hacer que se conviertan en niños que se creen superiores a los demás y que todo lo hacen bien y esto no es real. En esta vida hay que aprender a centrarnos en nuestros puntos fuertes pero también ser conscientes de nuestros puntos debiles, para poder mejorarlos, así se crea el equilibrio. Lo importante es mantener un equilibrio entre alabar y reprochar, tratando siempre de que la balanza se incline, sin miedo, hacia las alabanzas.

 


Enfatizar las virtudes

Muchas personas no tienen una autoestima alta porque no son capaces de identificar y aceptar sus puntos fuertes. La mayoría de nosotros
tendemos a identificar nuestros defectos, pero no las cualidades. Esto también se refleja en los hijos.
Una de las cosas más importantes y valiosas que se puede hacer por un niño es subrayar sus virtudes por encima de sus defectos.
Decir algo al niño sobre sus virtudes es de las cosas más agradables que se pueden decir, sobre todo si no se lo espera.

Aquí disponéis de una lista de virtudes que hay que buscar en los niños. Cuando las encuentren, háganselo saber en el momento más inesperado

  • Valiente Sincero Ingenioso
  • Bondadoso Generoso Audaz
  • Independiente Obediente Simpático
  • Divertido Formal Comprensivo
  • Cumplidor Intrépido Alegre
  • Educado Voluntarioso Cariñoso
  • Respetuoso Inteligente Solidario
  • Altruista Amable Creativo

 

leer con nuestros hijos

 

Para acabar, ofrecemos algunas sugerencias útiles a la hora de comunicarse con sus hijos:

  • Reviva junto con su hijo las dichas de su propia niñez a través de compartir cada nueva experiencia para el.
  • Visite con su hijo parques, zoológicos y museos, vayan al circo, organice excursiones al campo, ríos y playas.
  • Léale a su hijo cuentos en voz alta.
  • Trabaje con su hijo en alguna afición: carpintería, costura, construcción de maquetas, pesca, pintura, dibujo, cocina, etc.
  • Trabaje junto con su hijo en las tareas de la casa.
  • Converse con su hijo, escúchele con atención. Descubrirá lo mágico de su mundo.