El regalo estrella: los videojuegos; riesgos y consecuencias en el estudio.

Sus riesgos son en cuanto al estudio, a las relaciones sociales y al sobrepeso. Hemos de señalar que los videojuegos son un producto ideado para enganchar al cliente como asiduo consumidor lo que representa un competidor del "engancharse al estudio".

Por tanto conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Son juegos que están diseñados para crear dependencia. Y ustedes desean que sus hijos se "enganchen" al estudio.
  • La gran cantidad de imágenes, sonidos, colores, flashes, explosiones, golpes, etc. excitan e irritan, lo que puede llegar a poner realmente nervioso y contribuir a disminuir la capacidad de concentración. No se puede pedir a un chico que se ponga a estudiar después de jugar una hora con un simulador espacial.
  • Un tanto por ciento importante incitan a la violencia, al riesgo, a la velocidad. En definitiva, se basan en que el jugador actúe con reacciones instintivas, no reflexivas,​ lo contrario que el estudio que pretende hacer reflexionar, pensar y tomarse tiempo para
    deducir.
  • Este tipo de juegos hace que el tiempo transcurra sin darse cuenta, por lo que es una pérdida importante de éste, tan necesario para los estudiantes. Los padres deben tener este tema bajo control, por lo que lo primero que hay que hacer es estar lo mejor informados posibles sobre el tema. También se debe controlar el tiempo de uso: no más de media hora seguida. Es bueno pactar su horario, sobre todo de su uso en fin de semana, entre semana es mejor que se dediquen al estudio. Por otro lado repercute negativamente en el desarrollo de las habilidades sociales, puesto que  no se relacionan con otros niños y la falta de ejercicio físico puede ser un problema en niños
    con sobrepeso.


¿Qué sucede si los niños reciben todo lo que piden?

Lo normal es que los niños siempre pidan más, ellos no tienen la capacidad de regular sus deseos, ni saber lo que es conveniente o no para ellos, pero para eso tienen que estar los padres, para decir “no” para poner los límites, y explicar por qué no, los niños que crecen sin
límites, sin nomas o responsabilidades dentro de la famila y con la sociedad, se creen con derecho a todo, tienden a exigir, no toleran la frustración y no aceptan las normas, por eso los niños tienen que aprender las consecuencias de sus conductas, si han cumplido con lo que se espera de ellos, buen comportamiento y buenas notas tendrán su recompensa, no lo que ellos piden, p.ej, un niño puede querer un juego no adecuado a su edad, entonces tendrá su regalo, pero el que los adultos consideremos adecuado. Y lo tendrán porque se lo han ganado, muy importante es hacerles ver que lo que realmente importa es lo que han hecho y no el regalo que han conseguido, la satisfacción por el trabajo bien hecho, un simple “muy bien, lo has hecho genial, puedes estar orgulloso de ti mismo” es un refuerzo más potente que un regalo material, puesto que así le estamos ayudando a confiar en ellos mismos, en su capacidad para lograr sus metas.


Muchas veces escuchamos comentarios del tipo "es que los niños de ahora no valoran nada" y es que cómo van a valorar lo que tienen si lo tienen todo, si se lo damos todo, la cultura del esfuerzo se está perdiendo, como decía un entrenador “los niños para parecerse a Ronaldo se
peinan como él y lo que tienen que hacer es entrenar como él”.Además, es necesario no tener para apreciar y valorar cuando se tiene. No les pasa nada si desean un juego que no van a recibir, así cuando lo consiga por su propio esfuerzo se sentirán el doble de contentos y se
darán cuenta que es necesario esforzarse para conseguir lo que uno desea.

Recordemos que lo material no da la felicidad, el quererse a uno mismo y tener a personas con las que compartir las cosas es lo que nos hace felices.