La Depresión

Esta es la historia de un hombre cualquiera. Era luchador, valiente, se enfrentaba a los problemas y estaba convencido que su manera de hacerlo era la adecuada.

De niño su vida no fue fácil, un padre ausente por el trabajo y una madre distante pero exigente. Dejó los estudios, no le motivaban, le aburría estudiar. Empezó a trabajar hasta que llegó a convertirse en su propio jefe, si embargo no parecía contento, su visión del mundo era “ el trabajo es lo primero”. Toda su energía la invertía en su negocio, crecer, ser más importante dentro del sector, pero las cosas no son fáciles, siempre con problemas, con los empleados o con los clientes... pasaron los años...

Llegó a consulta sin saber quién era, su mujer le demandaba atención, no la entendía. Dejó de cuidarse, comía y bebía en exceso. Una mañana fue consciente de que no quería salir de la cama, no quería ir a su trabajo, aquel por el lo había dado TODO, SU VIDA... Se sentía sin ganas de nada, apático, triste, se pasaba la mayor parte del tiempo disgustado con los demás; me decía “lo tengo todo y no soy feliz”, lo más triste es que llevaba mucho tiempo así.

Es el comienzo de la depresión, algo que se deprime, se hunde, se acaba, una vida sin sentido.

depresion, ansiedad

También es la oportunidad, el punto y aparte para comenzar a tomar las riendas de tu vida. Es caer en un pozo, tocar fondo, parece que no haya salida, todo se ve negro si sólo miras a tu alrededor. A veces hay que levantar la vista para ver luz, descansar por lo pasado, curar heridas y tomar la energía suficiente para salir siendo alguien distinto o la persona que siempre fuiste y no sabías, quizás necesites que alguien te ayude a salir de allí, si es tu caso, ¡pide ayuda!

 

Sylvia Rivera Rome
Psicóloga psicoterapeuta.