Suele ser habitual, que en una relación de pareja, tras los primeros años de convivencia, el deseo sexual comience a decaer. La monotonía y el cansancio, a causa de nuestro frenético ritmo de vida, suelen ser una combinación desastrosa para una vida sexual plena.

Si has notado que últimamente tienes menos “ganas” de mantener una relación sexual puede que estés atravesando por un momento de bajo deseo sexual.

undefined

El deseo se define como movimiento afectivo hacia algo que te apetece. Y lo que ocurre es que ya no apetece, es ahí donde comienza el problema, ya que se empieza a practicar menos sexo, y cuanto menos practicas menos ganas tendrás.

Lo que hay que conseguir es que se vuelva a encender la “chispa”, activar la zona cerebral que se encarga del deseo sexual.

 Consejos para animar la llama del deseo

Para ello te planteo algunas cosas que os pueden ayudar a recuperar esas ganas:

- En la mujer sentirse querida y atendida, entendiendo la relación no sólo a nivel sexual, sino de manera general, que su pareja la escuche, sentirse comprendida y cuidada, sentir que la mirada entre ellos es auténtica, que ambos se miran, y se admiran, no solo se verse.

Si tienes algún problema y no te sientes satisfecha en la relación de pareja, probablemente también terminéis teniendo un problema sexual.

- La comunicación es fundamental, ambos tenéis que poder hablar de los gustos sexuales sin tapujos, pues difícilmente podrás despertar deseo si no sabes qué le gusta. Hay que saber tentar y seducir a la pareja.

- Los preliminares, entendiendo éstos no solo los besos y caricias antes del acto sexual, sino los piropos, las miradas, algún mensaje erótico, un beso inesperado… a lo largo del día.

- El ambiente. No es lo mismo activar el cerebro para desear tener sexo cuando estás limpiando la cocina tras la cena y pensando en organizar las cosas para el día siguiente, con el “run run” diário de las tareas cotidianas, que encender unas velas aromáticas, preparar una infusión frutal, poner música relajante, y bajar la intensidad de las luces. Es como decirle al cerebro “oye, vamos a desconectar del día y a dedicarnos un ratito a nosotros, al placer propio y mutuo, como recompensa al duro día de trabajo”, por ejemplo.

- Los abrazos. Un abrazo largo y profundo, y en ese momento os parais y poneis la atención en el cuerpo, tanto en el vuestro como en el de vuestra pareja, y en su respiración, así estáis empezando a estimular el sentido del tacto y a entrar en sintonía cada uno con el cuerpo del otro.undefined

- Apuntarlo en la agenda como una actividad más a realizar, suena un poco frío, pero si no le pones remedio, por sí sólo no se activa. Al igual que en la relación sentimental hay que esforzarse porque funcione, en el sexo no va a ser menos, implica un esfuerzo, pero que merecerá la pena si lo disfrutas con tu pareja y os hace estar mejor el uno con el otro. Recuerda, cuanto más sexo practicas, más ganas tendrás.

- Los masajes, las caricias y el contacto físico en general tienen que estar presentes en lo cotidiano.

- Y por supuesto los remedios tradicionales: libros y películas también pueden ayudar a activar el deseo.

- El uso de fantasías sexuales es un recurso muy útil, es fácil y se puede realizar en cualquier lugar, ¡atrévete a fantasear, nadie va a saber lo que piensas!.

- Hacer terapia de pareja, podría ayudar a resolver problemas colaterales.

Esto son sólo algunos consejos, si crees que tu falta de deseo sexual no se resuelve poniendo esto en marcha probablemente se trate de algo más complejo, quizás un problema de pareja o un problema de deseo sexual inhibido, todo ello tiene solución, los profesionales estamos para ayudarte en ello. No dudes en pedir ayuda si lo necesitas y conoce la técnica de coaching de pareja.

 

Sylvia Rivera Rome
Psicóloga-psicoterapeuta

Centro de Psicólogos Mediterráneo de Fuengirola
www.psicologosfuengirola.com - rivera.psicologia@gmail.com - Teléfono 667 73 42 71