Sylvia Rivera Rome El viaje corto o largo, se empieza siempre con un paso

Los niños y las diferentes etapas de aprendizaje

Desde el momento en que nacemos comenzamos a manifestar nuestros genios, ya que desde el preciso momento en que salimos del vientre de nuestra madre, recibimos distintos afectos e impresiones de todo aquello que nos rodea, ese ambiente puede ser de mucho amor, como puede ser también frío y hostil. A medida que va pasando el tiempo, nos vamos desarrollando emocionalmente, y esa evolución dependerá de lo que aportemos a este mundo y de lo que recibamos de él.


niños y aprendizaje

 

La personalidad se irá desarrollando al pasar los años; la ciencia ha determinado a través de numerosos estudios que se deben pasar por diversos procesos, desde el momento del nacimiento, el niño debe recibir un cuidado constante y que le brinde confianza, ya que ellos comienzan a hacer sus conclusiones a partir de la forma en que son cuidados, especialmente en la satisfacción de sus necesidades alimenticias, en la forma en que se les brinda afecto, protección, cuidado y seguridad. Aquí se puede observar un niño que confía ciegamente en su progenitora, ésta se le puede alejar unos metros e incluso llegar a no verla, el niño mantendrá la calma porque tiene la confianza y la seguridad en que ella volverá.


el carino en los niñosLuego de tener el sentido de la confianza en los demás ya establecido (cuando saben en quien confiar y quien no), los niños comienzan a explorar el uso del lenguaje y a desarrollar algunas habilidades motoras (como: caminar, gatear, etc.), estos tienen la capacidad de saber hasta dónde llega su autonomía y en donde comienzan las limitaciones. Cuando los niños comienzan a dudar de sus acciones pueden comenzar a conocer sus propios límites, a saber qué es lo correcto y que no. Por ejemplo: un niño que tiene 2 años de edad, dice una mala palabra pero es reprendido inmediatamente, el niño está en la capacidad de aprender que esa palabra no es adecuada y no debe repetirla, puede llegar a sentir hasta vergüenza con sus padres (o con la persona que lo ha reprendido). Aquí los padres deben aprender a tener un adecuado y equilibrado control sobre sus hijos, porque si llegan a tener un control excesivo el niño puede perder su autonomía y llega a sentirse hasta inseguro de sus acciones, y tampoco puede tenerse un escaso control del niño, porque puede volverse demasiado impulsivo.


Cuando los niños se encuentran entre los 3 y 6 años de edad, aprenden a regular los sentimientos de lo que desean hacer y las acciones que tomarán, es decir, aprenden a equilibrar en base a lo aprendido qué es lo correcto y lo incorrecto, y aspectos de la personalidad y el poder, llegan a desarrollar el sentido de la responsabilidad. Por esto es importante que no pierdan su autonomía, porque si la llegan a perder, es cuando encontramos niños reprimidos emocionalmente, reprimen su iniciativa y libre expresión.


Por último, tenemos a aquellos niños que van desde los 6 y 12 años de edad, en esta etapa los niños aprenden cuáles son principios y valores, inculcados tanto en la escuela como en su casa, se observarán acciones concretas, y las habilidades que han podido desarrollar les permitirán obtener grandes logros. Por otro lado, cuando ha venido creciendo un niño sobreprotegido, podemos ver un niño reprimido e inseguro, que buscará siempre refugiarse en su familia, alguien que decida por él, que no sabe lo que le gusta y lo que le desagrada, le costará integrarse a grupos sociales, es tímido y puede llegar a experimentar gran ansiedad.

 


Sylvia Rivera Rome
Psicóloga-psicoterapeuta

Centro de Psicólogos Mediterráneo de Fuengirola
www.psicologosfuengirola.com  - rivera.psicologia@gmail.com  - Teléfono 667 73 42 71

Diez cosas que los hijos necesitan de sus padres

Parecen obvias y sencillas de ejecutar, pero la inmensa mayoría de las veces no se llevan todas a cabo, con la consecuente carencia y perjuicio en nuestros niños. Podrían enumerarse las siguientes. 

undefined

 

  1. Que les prestemos atención.
    Lo cual significa simplemente observarles cuando juegan, dibujan, bailan, experimentan, etc. Debemos mirar a nuestros hijos y no sólo mirar, sino admirarles, pues es en esa mirada nuestra donde ellos se verán reflejados y podrán encontrarse y valorarse.

    Así que deja por unos minutos al día todas las tareas cotidianas y dedícaselas a ellos, a no hacer otra cosa que admirarles y disfrutar de ellos.

  2. Que les escuchemos.
    Y para ello es necesario dejar de hacer lo que estemos haciendo y observarles mientras nos lo cuentan. Escucharles significa ponernos en su punto de vista, comprenderles y devolver que le hemos entendido, que estamos con ellos en aquello que les preocupa, les inquieta o les apasiona.

  3. Jugar con ellos.
    A cualquier cosa, pintar, colorear, puzzles, juegos de mesa, escondite, cartas, etc.

  4. Que les contemos cosas de nosotros de cuando teníamos su edad, así entenderán que les comprendemos, confiarán en nosotros puesto que hemos pasado por lo mismo y si nosotros lo superamos ellos también podrán.

  5. Dar ejemplo.
    No podemos pretender que nuestros hijos lean si nosotros no lo hacemos o que pidan perdón, por favor, gracias y de nada, si nosotros no lo usamos. Ellos son un reflejo de nosotros y de lo que hacemos, educamos con el ejemplo.

  6. undefinedAbrazarles y besarles. 
    El contacto físico reduce la presión arterial y nos hace sentirnos queridos y aceptados, le enseñamos que son merecedores de amor, “ si mis padres me expresan que me quieren es porque soy bueno y por tanto yo también me quiero”

  7. Valorar sus esfuerzos y logros por pequeños que parezcan. 
    Cuando se está aprendiendo es importante que adquieran la capacidad del esfuerzo, que para conseguir las cosas hay que trabajar en ellas y ésto sólo lo aprenden si nosotros les mostramos lo que ellos están haciendo, es como si fuéramos el espejo donde pueden ver reflejados sus comportamientos y los resultados de éstos.

  8. Que les pongas límites, con autoridad, pero desde el cariño.
    Decirles que NO y explicarles el porqué. Si cedemos ante sus caprichos se volverán personas exigentes que se creeran con derecho a todo, no tolerarán la frustración, es una lección de vida aprender que no todo lo que se desea se puede tener, pero si podemos aprender a valorar lo que tenemos. Otra razón por la que necesitan límites es porque el cerebro del niño no está preparado para tomar muchas de las decisiones que ellos les gustaría, como por ejemplo, lo que comer o cuando dejar de ver la tele, la hora de acostarse, etc. El niño tiene que aprender que papá y mamá mandan.

  9. Un hogar, una familia a la que pertenecer y que se sientan parte de ese clan, ya que nos dan las raices de nuestra existencia y ayuda a formar nuestra identidad. Cada familia es un micro mundo donde existen costumbres y tradiciones particulares que nos hacen sentirnos seguros y nos guía a través de la vida.

  10. Sentirse seguros y protegidos.
    El mensaje a transmitir con nuestros actos y palabras es “mamá y papá sabemos, tranquilo que nosotros lo solucionaremos”. No discutir delante de ellos pues les genera mucha inseguridad y desasosiego. Esperar que no estén en la casa para discutir los asuntos de mayores.

 


Ya me imagino a much@s lector@s pensando que es imposible hacer esto con el ritmo de vida que llevamos que ni siquiera tenemos tiempo para nosotras mismas, y sí os doy la razón, conciliar la vida familiar y laboral es realmente difícil, ese es el precio que estamos pagando, niños cada vez más inteligentes académicamente, pero no emocionalmente, sin valores y a medida que crecen más distantes con los padres. Así que piensa por un segundo ¿merece la pena el esfuerzo o no?

Psicología Infantil: Los niños y los regalos de navidad. Parte I

Ahora que llegan las vacaciones de Navidad y los regalos de Papá Noel y los Reyes Magos es un buen momento para reflexionar sobre los juguetes y los juegos de los niños.

 

El juego y la importancia en el desarrollo del niño

psicologia infantil niños y jueguetesLo primero que define al juego es el placer, los niños y todos disfrutamos del juego, pero además el juego es una actividad vital y necesaria para el desarrollo humano desde el punto de vista intelectual, porque jugando aprende, porque obtiene nuevas experiencias, porque es una oportunidad de cometer aciertos y errores, de aplicar sus conocimientos, de solucionar problemas.

 

El juego estimula el desarrollo de las capacidades del pensamiento, de la creatividad infantil. De hecho se puede observar que niños que han sido privados del juego tienen más dificultades de aprendizaje.


Desde el punto de vista de la sociabilidad, por el juego entra en contacto con sus iguales, y ello le ayuda a ir conociendo a las personas que le rodean, a aprender normas de comportamiento y a descubrirse a sí mismo en el marco de estos intercambios.


Desde el punto de vista del desarrollo afectivo-emocional, se puede afirmar que el juego es  una actividad que le procura placer, entretenimiento y alegría de vivir, que le permite expresarse libremente, encauzar sus energías positivamente y descargar sus tensiones. Es
refugio frente a las dificultades que el niño se encuentra en la vida, le ayuda a re-elaborar su experiencia acomodándola a sus necesidades, constituyendo así un importante factor de equilibrio psíquico y de dominio de sí mismo.

 

juegos recomendados en niños


¿Qué tipos de juguetes son los más adecuados?

Aquellos que no están tan estructurados, es decir, los que permitan a los niños usar sus recursos de imaginación y creatividad, que les permita el juego libres ya que fomentamos la capacidad de pensar en lo posible, es buscar alternativas, la fluidez de ideas, ver relaciones
nuevas entre las cosas (originalidad). El juego de roles, de simulación, para este tipo de juegos no necesitan nada más que su imaginación, puesto que con un palo pueden imaginar desde un caballo a una escoba voladora o una espada. 

En concreto, dentro de los juegos manipulativos, el juego de construcción presenta un interés especial en el desarrollo cognitivo del niño , desde los 12 meses y a lo largo de toda la infancia:

  • Estimula el desarrollo del pensamiento abstracto estando en la base del pensamiento científico y matemático.
  • Fomenta la perseverancia y la concentración.
  • Promueve la capacidad creadora, porque es el primer medio de creación del niño.
  • Enseña al niño que las partes de un objeto están relacionadas entre sí.

 


Sylvia Rivera Rome
Psicóloga-psicoterapeuta

Centro de Psicólogos Mediterráneo de Fuengirola
www.psicologosfuengirola.com - rivera.psicologia@gmail.com - Teléfono 667 73 42 71



Pagina de inico