Hoy estoy triste. Me he dado cuenta que mi matrimonio está acabado, llevo muchos años intentando hacer que funcione y no avanzo, al contrario parece que cada vez estoy peor, más triste y de peor humor... Me decía una paciente.

Y es que cuando la tristeza nos visita es importante que nos paremos a escucharla, esta emoción hace que te separes del mundo y entres dentro de ti. Cuando sentimos tristeza es porque algo se ha roto, algo hemos perdido, algo se acaba, y nuestro organismo necesita
tiempo para asimilar tal pérdida.

Podemos perder cosas muy importantes para nosotros, una relación, un ser querido, o también cosas materiales, un objeto con especial significado, o un puesto de trabajo, no importa de qué se trate, siempre que hay pérdida habrá tristeza y en función de la magnitud de tal pérdida necesitaremos más o menos tiempo en asimilarlo.

 

tristeza

 

Estoy triste y necesito llorar.

Sí porque cuando se llora se descarga tensión, limpia el alma y relaja el corazón.


El mayor problema lo encontramos cuando los demás no nos permiten mostrar esta tristeza “no estés triste” solemos escuchar, y es que en general es una emoción desagradable que intentamos evitar y al ver a otra persona triste nos puede hacer conectarnos con nuestra propia emoción evitada. O nos enfadamos al sentir tal emoción, entonces no estamos dejando salir a la tristeza sino que la estamos escondiendo debajo del enfado.


Además estamos en una sociedad en la que recibimos constantemente mensajes de que tienes que ser feliz siempre, y esto no es real, la vida no funciona así , recuerda, la tristeza es necesaria, así que llora si te apetece y date permiso para sentirla en toda su magnitud, sumérgete en ella, sumérgete en ti, solo cuando le des permiso para hacer su trabajo se irá, y podrá volver la alegría.

¡Confía en mí, haz la prueba!