undefined

 

  1. Comprime el tamaño del cerebro

    Unos investigadores de la Universidad de Yale detectaron que la depresión podría generar una reducción del volumen cerebral, porque las neuronas de algunas regiones son de un tamaño más pequeño y pierden densidad provocando conexiones neuronales anómalas. Para llegar a esta conclusión, se estudió el tejido del cerebro de personas con y sin depresión, de forma comparativa.

    Parece ser que este efecto es debido al GATA1, proteína que contribuye a la regulación de la transcripción del material genético y que se activa en el cerebro de las personas afectadas por un cuadro depresivo:
    • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día y casi todos los días.

    • Disminución del interés o de la capacidad de placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día y casi todos los días.

    • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso, disminución o aumento del apetito casi cada día.

    • Insomnio o hipersomnia (dormir mucho) casi cada día.

    • Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día.

    • Fatiga o pérdida de energía casi cada día.

    • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados casi cada día.

    • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión, casi cada día.

    • Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.

      El GATA1 inhibe la expresión de algunos de los genotipos que participan en la construcción de conexiones sinápticas, afectando a las dimensiones y a la complejidad de las dendritas, agentes básicos para que se produzca la sinapsis. Esta pérdida de volumen no solo causa variaciones en la afectividad y la capacidad cognitiva del sujeto, sino que causa también una descenso en la masa de la corteza prefrontal, cuya función consiste en facilitar la toma de decisiones, el control sobre los impulsos y la gestión emocional.


  2. Oculta los recuerdos

    undefinedUn estudio realizado en la Universidad Brigham Young evidenció que los trastornos depresivos causan el efecto de difuminar los recuerdos. Desde años a esta parte, la depresión se ha relacionado con una memoria defectuosa, pero se desconocía el mecanismo que causaba este fenómeno.

    El estudio fue llevado a cabo por sujetos diagnosticados con cuadros depresivos, y otros sin cuadros psicopatológicos. Los sujetos eran expuestos a una serie de objetos que iban apareciendo en una pantalla. Más tarde, se les presentaba los mismos objetos, y debían indicar si los habían visto anteriormente, si algún objeto se parecían a alguno visto antes, o si era un objeto nuevo sin relación con los vistos anteriormente.

    Tras estudiar los resultados, los estudiosos percibieron que los sujetos con depresión tenían una mayor tendencia a confundir algunos objetos, señalándolos como parecidos a otros que habían aparecido antes. Esto sugiere que la depresión no causa amnesia sino una merma en la precisión de los detalles. Se podría decir que las personas con depresión tienen una memoria menos hábil, borrosa, y por eso no pueden recordar algunos detalles, que extrapolando, podríamos decir que no recuerdan las cosas tal y como fueron realmente.


  3. Agudiza la percepción del tiempo

    En la Universidad de Hertfordshire detectaron con sus investigaciones que las personas que sufrían de depresión tienen una percepción temporal más precisa que las personas no deprimidas.

    El estudio contó con personas con depresión moderada, y otras sin diagnóstico de trastorno. Ambos grupos debían escuchar cinco tonos cuya duración oscilaba entre los 5 y los 60 segundos, y justo después se les pedía que recordara su medición, y seguidamente se les pedía que emitiesen una aproximación lo más concreta posible de la duración de cada tonada.

    Fue sorprendente ver que, casi sin excepción, las personas sin depresión estimaban el tiempo de los tonos superando el tiempo real, mientras que, por contra, las personas con depresión daban en el clavo, o atinaban lo más cerca del tiempo concreto del sonido.

    La razón de esto podría hallarse en un concepto polémico, llamado "realismo depresivo". El realismo depresivo sostiene que las personas con depresión no se ven afectadas por las expectativas positivas y optimistas que sí alteran la percepción de la realidad en las personas que no sufren de depresión.