Sylvia Rivera Rome El viaje corto o largo, se empieza siempre con un paso

Perder peso con ayuda de la hipnosis. ¿Realidad o engaño?


Como cada comienzo de año, Enero es un mes cargado de buenos propósitos, uno de los más frecuentes es la pérdida de peso, las personas se esfuerzan por, recuperar el peso que tenían antes de las vacaciones de Navidad, o perder unos kilos que llevan años intentando
eliminar.


pérdida de peso con hipnosisQuizás hayas escuchado que la hipnosis es la solución a ese problema, pues bien, ni todo es tan falso, ni tan cierto. La hipnosis, como técnica psicoterapéutica, puede ayudar a conseguir ese objetivo, pero no es algo mágico, se trata de descubrir, a través de la hipnosis, por qué comes más de la cuenta, o por qué no te amas lo suficiente para cuidar tu alimentación.


En ocasiones podemos sentirnos vacíos, faltos de algo que nos llene o motive y buscamos llenarnos, sentirnos plenos, el problema es que nos llenamos de comida, cuando probablemente de lo que necesitas llenarte es de amor, cariño, comprensión, aceptación,... pero no de otros, sino de ti para ti.


En otras, comes porque sientes ansiedad o estrés, en este caso es importante que realices un análisis a tu vida y te preguntes: “¿Estoy donde quiero estar?” “¿Tengo la vida que quiero tener?” Si las respuestas son negativas entonces lo primordial no es perder peso, sino ver cómo puedes hacer para que las respuestas expuestas anteriormente tengan una respuesta afirmativa. ​Si no te gusta donde estás, ¡muévete!, no eres una planta”, ya después te podrás concentrar en perder peso. En esta ocasión la ansiedad por la comida puede ser tomada como una señal que te advierte que en tu vida “algo” no va bien. 

 


O también, simplemente, comas por aburrimiento, aquí me atrevería a hacerte una pregunta en sentido más amplio,

¿Qué te aburre de tu vida?, ¿tu trabajo, tu pareja, tu estilo de vida…?

perder peso con hipnosis en Málaga


Como puedes observar hay muchos factores que intervienen en el hecho de comer, no es cuestión de simplemente ingerir alimentos, y es que, el sistema digestivo y el emocional están íntimamente ligados, expresiones como “ te comería a besos” , “ es una mujer dulce” ,“eso que me has dicho me ha sentado mal” “ me dan ganas de vomitar”, “eso no me lo trago” , aluden a cómo incorporamos o rechazamos momentos de la vida, y es que a veces nos tienen que enseñar a tragar despacio los acontecimientos de la vida, saborear lo bueno
de ésta, y vaciarnos de todas las emociones.


Con la hipnosis nos instalamos en el cerebro límbico y hemisferio derecho y entramos en contacto con la emoción, pero desde el control cognitivo, sólo así podemos descubrir cómo es tu relación con la comida, e insertar nuevas memorias que te ayuden a perder peso de
manera sana. 


Podemos decir entonces que sí, que la hipnosis te puede ayudar a tener una relación adecuada contigo misma, y equilibrio emocional, lo cual hará que cuides tu alimentación y realices ejercicio físico, porque para perder peso esa es la única fórmula que funciona. Dieta
sana + ejercicio.

 

Estoy Triste

Hoy estoy triste. Me he dado cuenta que mi matrimonio está acabado, llevo muchos años intentando hacer que funcione y no avanzo, al contrario parece que cada vez estoy peor, más triste y de peor humor... Me decía una paciente.

Y es que cuando la tristeza nos visita es importante que nos paremos a escucharla, esta emoción hace que te separes del mundo y entres dentro de ti. Cuando sentimos tristeza es porque algo se ha roto, algo hemos perdido, algo se acaba, y nuestro organismo necesita
tiempo para asimilar tal pérdida.

Podemos perder cosas muy importantes para nosotros, una relación, un ser querido, o también cosas materiales, un objeto con especial significado, o un puesto de trabajo, no importa de qué se trate, siempre que hay pérdida habrá tristeza y en función de la magnitud de tal pérdida necesitaremos más o menos tiempo en asimilarlo.

 

tristeza

 

Estoy triste y necesito llorar.

Sí porque cuando se llora se descarga tensión, limpia el alma y relaja el corazón.


El mayor problema lo encontramos cuando los demás no nos permiten mostrar esta tristeza “no estés triste” solemos escuchar, y es que en general es una emoción desagradable que intentamos evitar y al ver a otra persona triste nos puede hacer conectarnos con nuestra propia emoción evitada. O nos enfadamos al sentir tal emoción, entonces no estamos dejando salir a la tristeza sino que la estamos escondiendo debajo del enfado.


Además estamos en una sociedad en la que recibimos constantemente mensajes de que tienes que ser feliz siempre, y esto no es real, la vida no funciona así , recuerda, la tristeza es necesaria, así que llora si te apetece y date permiso para sentirla en toda su magnitud, sumérgete en ella, sumérgete en ti, solo cuando le des permiso para hacer su trabajo se irá, y podrá volver la alegría.

¡Confía en mí, haz la prueba!

 

 

Tú identidad es más que tu aspecto físico

Vivimos en una sociedad con una fuerte presión social por el aspecto físico, a las personas se las juzga y valora por su aspecto, se ve continuamente en los medios de comunicación, sobre todo a las mujeres, si no fijaos en las presentadoras, la mayoría son guapas y delgadas, también en las películas, cosa que no ocurre con los hombres, que pueden ser menos atractivos pero salen en los medios, y si nos fijamos en nuestro entorno más cercano se ve día a día en el gimnasio, chicas preciosas que viven insatisfechas por no tener un cuerpo perfecto, además entre ellas enseguida se critican y se comentan lo gorda que están , que si han engordado y que tienen que perder esos kilos como sean.

Otro factor importante es el lugar de residencia, en las costas suele haber mayor culto al cuerpo, son lugares donde el buen clima invita a salir más y de alguna manera exhibirse ante los demás.


undefinedPor otro lado tenemos la sobre valoración de la belleza, a mi hija continuamente le dicen lo guapa que es, sólo tiene 4 años y ya incluso ella misma se lo dice, "a que soy guapa mamá", me dice y yo siempre le digo que sí, pero que la belleza realmente está en la persona, en cómo es, en si es buena con los demás, que lo importante es disfrutar de las cosas buenas de la vida.


Tener un cuerpo bonito y una cara bella no te hace ser otra persona, siempre serás la misma, con 10 kilos más o menos, la belleza está en la esencia de las personas, en eso que te hace ser única, tu carácter, tu manera de hablar, de moverte, de reír, de llorar, de pensar, todo eso eres tú y da igual cómo seas por fuera. Así que si no estás contenta contigo misma revisa tu interior y pregúntate si te gustas y te aceptas, o si estás enfadada contigo por no ser como se supone que los demás dicen que tienes que ser.

No digo que no haya que cuidarse, es importante mantenerse en forma pues el cuerpo es  el que te permite sentir, tocar, coger, acariciar... todas estas necesidades tan básicas como humanas, sí, tu cuerpo ha de estar sano, para ello cuídalo, dale alimentos sanos y practica deporte, eso es salud y bienestar, pero no es tu identidad.


Esta presión social es parte de la sociedad de consumo, si nos sentimos insatisfechas con nuestro físico buscaremos todo tipo de productos y servicios para cambiarlo, desde cosas más sencillas y al alcance de todos los bolsillos como cremas, maquillajes, productos de dietética, ropa de interior que camufla, aprieta y esconde , hasta operaciones de cirugía estética o aparatos para perder peso de manera fácil , todo ello de manera bastante engañosa por cierto, pero el deseo es más fuerte que la razón y cada día se inventan y venden más todo este tipo de productos.

Una de las claves de la felicidad es aceptarse tal y como eres. Eso implica aceptar tu forma de ser y tu cuerpo.


Desde aquí quiero aportar mi granito de arena para reivindicar la libertad de ser una misma, acéptate, quiérete y valórate seas como seas, ¡solo así serás libre!

 

Sylvia Rivera Rome
Psicóloga-psicoterapeuta

Centro de Psicólogos Mediterráneo de Fuengirola
www.psicologosfuengirola.com  - rivera.psicologia@gmail.com  - Teléfono 667 73 42 71

 

 

3 Cosas que no sabías de la depresión

 

undefined

 

  1. Comprime el tamaño del cerebro

    Unos investigadores de la Universidad de Yale detectaron que la depresión podría generar una reducción del volumen cerebral, porque las neuronas de algunas regiones son de un tamaño más pequeño y pierden densidad provocando conexiones neuronales anómalas. Para llegar a esta conclusión, se estudió el tejido del cerebro de personas con y sin depresión, de forma comparativa.

    Parece ser que este efecto es debido al GATA1, proteína que contribuye a la regulación de la transcripción del material genético y que se activa en el cerebro de las personas afectadas por un cuadro depresivo:
    • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día y casi todos los días.

    • Disminución del interés o de la capacidad de placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día y casi todos los días.

    • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso, disminución o aumento del apetito casi cada día.

    • Insomnio o hipersomnia (dormir mucho) casi cada día.

    • Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día.

    • Fatiga o pérdida de energía casi cada día.

    • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados casi cada día.

    • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión, casi cada día.

    • Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.

      El GATA1 inhibe la expresión de algunos de los genotipos que participan en la construcción de conexiones sinápticas, afectando a las dimensiones y a la complejidad de las dendritas, agentes básicos para que se produzca la sinapsis. Esta pérdida de volumen no solo causa variaciones en la afectividad y la capacidad cognitiva del sujeto, sino que causa también una descenso en la masa de la corteza prefrontal, cuya función consiste en facilitar la toma de decisiones, el control sobre los impulsos y la gestión emocional.


  2. Oculta los recuerdos

    undefinedUn estudio realizado en la Universidad Brigham Young evidenció que los trastornos depresivos causan el efecto de difuminar los recuerdos. Desde años a esta parte, la depresión se ha relacionado con una memoria defectuosa, pero se desconocía el mecanismo que causaba este fenómeno.

    El estudio fue llevado a cabo por sujetos diagnosticados con cuadros depresivos, y otros sin cuadros psicopatológicos. Los sujetos eran expuestos a una serie de objetos que iban apareciendo en una pantalla. Más tarde, se les presentaba los mismos objetos, y debían indicar si los habían visto anteriormente, si algún objeto se parecían a alguno visto antes, o si era un objeto nuevo sin relación con los vistos anteriormente.

    Tras estudiar los resultados, los estudiosos percibieron que los sujetos con depresión tenían una mayor tendencia a confundir algunos objetos, señalándolos como parecidos a otros que habían aparecido antes. Esto sugiere que la depresión no causa amnesia sino una merma en la precisión de los detalles. Se podría decir que las personas con depresión tienen una memoria menos hábil, borrosa, y por eso no pueden recordar algunos detalles, que extrapolando, podríamos decir que no recuerdan las cosas tal y como fueron realmente.


  3. Agudiza la percepción del tiempo

    En la Universidad de Hertfordshire detectaron con sus investigaciones que las personas que sufrían de depresión tienen una percepción temporal más precisa que las personas no deprimidas.

    El estudio contó con personas con depresión moderada, y otras sin diagnóstico de trastorno. Ambos grupos debían escuchar cinco tonos cuya duración oscilaba entre los 5 y los 60 segundos, y justo después se les pedía que recordara su medición, y seguidamente se les pedía que emitiesen una aproximación lo más concreta posible de la duración de cada tonada.

    Fue sorprendente ver que, casi sin excepción, las personas sin depresión estimaban el tiempo de los tonos superando el tiempo real, mientras que, por contra, las personas con depresión daban en el clavo, o atinaban lo más cerca del tiempo concreto del sonido.

    La razón de esto podría hallarse en un concepto polémico, llamado "realismo depresivo". El realismo depresivo sostiene que las personas con depresión no se ven afectadas por las expectativas positivas y optimistas que sí alteran la percepción de la realidad en las personas que no sufren de depresión.




 

Aprende cómo combatir la ansiedad y evitarla

Hablar el público, apuntarse a un curso, ir al centro de salud, salir de compras, conducir, compartir una sobremesa con amigos, ir al cine, montar en un medio de transporte público, salir a pasear, hacer un pequeño viaje de placer, ... Son situaciones normales y cotidianas, de las que la mayoría de la gente disfruta a diario, pero que se pueden convertir en un auténtica tortura para las personas que sufren ansiedad. 

Las sensaciones y síntomas que sufren las personas que padecen de ansiedad son más o menos las mismas: asfixia, palpitaciones, ahogo, sudoración, temblores, tensión, sequedad en la boca, bloque mental y físico, sensación de irrealidad, confusión, pérdida del hilo de la conversación, ... incluso otros más duraderos como dificultad para dormir, sensación continua de apatía o incluso ganas de llorar permanentes y por cualquier motivo. La mente de llena de forma atropellada de pensamientos algunos inconexos, muchos irreales, amenazantes, ...

Vencer la ansiedad

 

Si te sientes identificado por alguno de estos síntomas, probablemente padezcas ansiedad en un grado u otro. En tal caso, respire, cálmese, tómese una pausa. Le mostraremos algunos consejos basados en experiencias reales, para que aprenda a ordenar sus pensamiento, ponerlos en su sitio y evitar que le manejen como a un muñeco.

 

Cambia el centro de atención

Como evitar la ansiedad. Aprende a relajarteCuando crees o sientes que estás a punto de sufrir un ataque de ansiedad, los síntomas son los protagonistas. Te autochequeas examinando todos los comportamiento de tu cuerpo: sudoración, temblores de las manos, palpitaciones, ... ¡Es el momento de parar! Cuanto más te fijes en los efectos que provoca en ti la ansiedad, más se acentuará. Le estás dando instrucciones al cerebro para que esté alerta de cualquier señal de peligro y este convierte en amenazas síntomas de tu cuerpo que no lo son. Piénsalo detenidamente: estás sudando, con palpitaciones, los músculos tensos, ... ¡estás listo para afrontar una amenaza! Lo malo es que no existe tal amenaza. 

Para afrontar este comportamiento, es bueno que aprendas ciertas técnicas de relajación, céntrate en lo que ocurre a su alrededor, céntrese en objetos reales que le devuelva a la realidad, mira la cara sonriente de sus amigos, soborée la comida, fíjese en el exterior y en la gente pasear, ... en mundo sigue rodando. Tienes dos opciones, o fijarse en lo mal que lo está pasando o tratar de disfrutar el momento. Míralo por el lado positivo, no es tan malo tener unos síntomas, significa que está vivo. 

 

Hable con su ansiedad


Escuche a su ansiedad, entiéndela y hable con ella, pero no para hacerle caso, sino para mandarla a callar. Cada vez que sientas los síntomas, en vez de pensar "otra vez están aquí", "que mal estoy","como voy a hacer esto", ... piense para si mismo: "pero mira que eres pesada, ¿eh?","tú a lo tuyo que pienso pasarlo bien","voy a hacerlo te pongas como te pongas", ...

 

Afronta los problemasRelajarse y evitar la ansiedad

Cada vez que deja de hacer algo por el miedo que provoca la ansiedad sobre ti, el problema crece y crece. En ese momento siente un alivio infinito por no tener que afrontar la situación que le provocaba el miedo absurdo, pero en realidad lo que está consiguiente es acentuar el temor futuro a afrontarse a esa situación. Conviértase en un viajero de la vida, que a veces pasa por buenas situaciones y otras por malas. Debe afrontar los problemas, poco a poco, pero no evitarlos. Puede que lo pase mal en algunas situaciones, pero ¿qué es sino la vida? Un viaje en el que a veces lo pasamos bien y otras no tanto. 

 

El movimiento se demuestra andando

Síntomas de la ansiedad y como controlarlosDebe afrontar los problemas, nadie lo hará por ti. Cuando la ansiedad empiece a aparecer: relájese, piense de forma productiva, fíjese en la vida que le rodea, siéntase vivo y afronte el problema. En su vida es importante seguir rutinas que le ordenen su día a día, ría, duerma bien, aliméntese de forma sana, quede con amigos, vaya al cine y el teatro, a pasear o correr, busque un hobby que le llene, ...

Como dijo Michel de Montaigne, filósofo y escritor francés del Renacimiento (siglo XVI), "No hay cosa de la que tenga tanto miedo como del miedo" o esta otra "Mi vida ha estado siempre llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca han sucedido".

 

Si a pesar de todo necesitas ayuda o no te ves con fuerzas para afrontar los problemas que te rondan por la cabeza, siempre estamos aquí para ayudarte de forma profesional. Consúltanos y te ayudaremos luchar contra tus miedos.

 

Sylvia Rivera Rome
Psicóloga-psicoterapeuta

Centro de Psicólogos Mediterráneo de Fuengirola
www.psicologosfuengirola.com  
rivera.psicologia@gmail.com 

 

 

 

La depresión

La Depresión

Esta es la historia de un hombre cualquiera. Era luchador, valiente, se enfrentaba a los problemas y estaba convencido que su manera de hacerlo era la adecuada.

De niño su vida no fue fácil, un padre ausente por el trabajo y una madre distante pero exigente. Dejó los estudios, no le motivaban, le aburría estudiar. Empezó a trabajar hasta que llegó a convertirse en su propio jefe, si embargo no parecía contento, su visión del mundo era “ el trabajo es lo primero”. Toda su energía la invertía en su negocio, crecer, ser más importante dentro del sector, pero las cosas no son fáciles, siempre con problemas, con los empleados o con los clientes... pasaron los años...

Llegó a consulta sin saber quién era, su mujer le demandaba atención, no la entendía. Dejó de cuidarse, comía y bebía en exceso. Una mañana fue consciente de que no quería salir de la cama, no quería ir a su trabajo, aquel por el lo había dado TODO, SU VIDA... Se sentía sin ganas de nada, apático, triste, se pasaba la mayor parte del tiempo disgustado con los demás; me decía “lo tengo todo y no soy feliz”, lo más triste es que llevaba mucho tiempo así.

Es el comienzo de la depresión, algo que se deprime, se hunde, se acaba, una vida sin sentido.

depresion, ansiedad

También es la oportunidad, el punto y aparte para comenzar a tomar las riendas de tu vida. Es caer en un pozo, tocar fondo, parece que no haya salida, todo se ve negro si sólo miras a tu alrededor. A veces hay que levantar la vista para ver luz, descansar por lo pasado, curar heridas y tomar la energía suficiente para salir siendo alguien distinto o la persona que siempre fuiste y no sabías, quizás necesites que alguien te ayude a salir de allí, si es tu caso, ¡pide ayuda!

 

Sylvia Rivera Rome
Psicóloga psicoterapeuta.

¿Qué es la ansiedad?

Hoy en día se habla mucho de ansiedad, pero ¿qué es la ansiedad?


ansiedad, visitar al psicólogoLa ansiedad es una emoción que corresponde al universo del miedo, el miedo es adaptativo pues nos avisa de posibles amenazas, bien físicas o emocionales, nos predispone para la huida y el escape. Sin embargo cuando ese miedo deja de ser adaptativo es cuando lo llamamos ansiedad, cuando sentimos un miedo intenso ante distintas situaciones en las cuales no parece lógico sintiéramos ese miedo o no con tanta intensidad, por ejemplo, ante diversos animales, o situaciones tendríamos las fobias.

También cuando no se tiene una situación específica y los momentos de intensa ansiedad la sentimos como de repente: ”No sé que me pasa, de pronto estaba tranquila en el sofá y me agobié mucho, parece que me faltaba el aire, me temblaban las manos, es como si quisiera salir corriendo de donde estaba”,entonces hablaríamos de ataques de pánico.

 


Es como si la alarma del banco sonara cada vez que entra un cliente y no solo cuando entran a robar.


Sylvia Rivera Psicóloga - Centro Mediterráneo Fuengirola
www.sylviarivera.es - www-psicologosfuengirola.com
rivera.psicologia@gmail.com

Madres primerizas

Convertirse en madre es uno de los hitos más importantes, significativos y mágicos que nos puede pasar en la vida. Pero también es uno de los momentos de mayor responsabilidad, cargados de inseguridades y dudas.


Cuando se es madre por primera vez, la mayoría de las mujeres que ya son madres a tu alrededor te darán multitud de consejos, de cómo hacer o que no hacer, y yo al igual que ellas también quisiera darte mi consejo: a la persona a la que más tienes que escuchar es a ti misma , pero para poder hacerlo has de confiar en ti, confía en tu instinto como madre, en la madre naturaleza que es sabia, busca momentos en los que puedas estar a solas contigo y tu bebé, aíslate de todo el ruido o interferencias y dedícate unos minutos a escuchar a tu sabia voz interior. Si siempre estás escuchando a los demás nunca te podrás escuchar, y nadie mejor que tú sabe cuales son tus necesidades y las de tu bebé, ten paciencia, poco a poco os iréis conociendo, y te aseguro que ese vínculo de amor será cada vez más fuerte, único y especial.

madres primerizas


Y si tienes dudas consulta con los profesionales adecuados, la matrona en los primeros días suelen ser las que mejor te puedan asesorar en cuanto a los cuidados del recién nacido.


Conviene además tener en cuenta que aunque sea una etapa cargada de alegrías también lo es de cansancio y sacrificio. Tener hijos significa renunciar a muchas cosas de las que antes disfrutabas, principalmente la libertad horaria y de acción, ahora tienes a un ser que depende completamente de ti las 24 horas del día. Si has sido una mujer independiente, trabajadora y que disfrutaba de actividades de ocio para sí misma, ten en cuenta que ya no podrás hacerlo, o por lo menos no en la misma medida que lo hacías antes. Bien es cierto que el ser humano posee la capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones se le presentan en la vida y ya verás como poco a poco vuelves a tomar el control, porque si en algo coincidimos las primerizas es que en los primeros meses no tienes tiempo para nada, solo das el pecho, cambias pañales, se duerme y vuelta a empezar y eso si se duerme. Y esto es así porque el nuevo ser te necesita para sobrevivir, nuestro cerebro está diseñado para que lo más importante sea cuidarle y atender sus necesidades tanto físicas como emocionales.


Por tanto si tenemos en cuenta que posiblemente duermas mucho menos de lo que necesitas para sentirte bien y has renunciado a actividades que antes te llenaban como persona, y aunque lo hagas con todo el amor del mundo y quieras a tu bebé más que a nada en este mundo, es posible y muy normal que te encuentres irritable o con momentos de bajo estado de ánimo. No te sientas mal si esto te ocurre, habla con otras personas de tu confianza que hayan pasado por lo mismo, y ya verás que es algo pasajero, sin embargo si ves que tu estado de ánimo no mejora te aconsejo que busque la ayuda de un profesional, pues quizás necesites que alguien te muestre un punto de vista distinto del que tu ves ahora, para adaptarte y ser feliz en esta nueva y fascinante etapa de tu vida.

Pagina de inico